19/03/2020
Panorama MUNDIAL en 5 minutos
La sensación con los mercados granarios es que lo malo que llega de afuera estaría facturado en los precios, y pesan más los fundamentos propios.
Se estarían haciendo las pruebas de la vacuna para derrotar al virus, igualmente el miedo a una recesión global es fuerte. Las Bolsas de Asía volvieron a registrar una nueva oleada de inversores en fuga, en EE.UU. y Europa (ayer los peores precios en 6 años) también están en baja a pesar de las medidas de la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de Australia. Hoy se busca liquidez y el dólar es el elegido.
Trump promulgó ayer la ley que establece fondos y ayudas para hacer frente a la crisis sanitaria. En un intento por inyectar liquidez, La Fed ha relanzado un programa para permitir a los distribuidores autorizados pedir prestado dinero respaldado. El Banco Central Europeo ha lanzado un nuevo programa de compra de activos y Australia ha recortado la tasa al nivel más bajo de toda su historia.
TRIGO: la sensación de estos días, a pesar de un dólar que está por las nubes (el valor más alto desde abril de 2017) y complica seriamente las posibilidades exportadoras de EE.UU. frente a una Rusia que crece justamente por la debilidad de la moneda.
La clave: parece estar en la demanda interna; el coronavirus ha desatado un explosión de compras de pasta y panificados de quienes han decidido atrincherarse en sus casas, se suman las preocupaciones por la disponibilidad de trigo de calidad. Hay un esfuerzo por parte de la industria de mantener abastecidos los puntos de venta.
MAÍZ: la gran preocupación, encontró un rebote a partir de la mejora en el precio del petróleo. La destrucción del valor del crudo empuja a la industria del etanol a tomar medidas drásticas que limarán la demanda de maíz, justo cuando el farmer se dispone a incrementar sobremanera el área de siembra. Los precios han retrocedido a septiembre de 2016.
Queda el veredicto del clima. La siembra en el Midwest USA no será un camino fácil, por la saturación de los suelos y las perspectivas de lluvias. En Brasil no se define la suerte de la safrinha, se producen recortes a la producción, también en Argentina.
SOJA: sigue en alza, atada a las mismas razones que son la desventura del maíz. La posibilidad de una abrupta caída en la producción de DDGs (derivado proteico de la producción de etanol) ha fortalecido la posición de su rival en el mercado. Harina de soja: en el caso del producto estadounidense cuenta con la inestimable ayuda del líder del mercado. Argentina: perdió a uno de sus procesadores/exportadores más importantes, y aplica castigos tributarios a la actividad, viene con demoras en la carga en puerto. Suman para la causa que la superficie proyectada de siembra para 2020/21 va a venir en el informe USDA por debajo de lo que se preveía. Además, una posible reducción de producción en Sudamérica por encima de los recortes recientes. Brasil: se habla de que el número se mantendría por arriba de los 117 M tn del año pasado, aunque no tanto como se venía indicando.
Aceite de palma: arrancaron disparándose 5.4% ayer cuando se indicó que las plantaciones en Malasia van a parar su trabajo durante dos semanas, para terminar levemente en baja cuando se supo que esa medida no incluía a la industria. China: va saliendo de la crisis sanitaria y su economía empieza a carretear, lo cual también alienta una mejora en la demanda de proteínas para alimentar sus cerdos y aves.
Sudamérica: la interminable depreciación de las monedas les genera ventajas competitivas, en especial a Brasil, que no tiene tantos contrapesos como la Argentina.